domingo, 3 de diciembre de 2006

mosca fea... :P

Estaba yo tranquilamente estudiando para la última prueba de micro, no molestaba a nadie, sólo estaba ahí quietita tratando de convencerme de la importancia de aprender los métodos diagnósticos de C. Albicans. Ya se estaba haciendo tarde y la luz que atravesaba mi ventana se hizo insuficiente para mis ojitos así que decidí encender la luz y bajar las persianas (sí, aún existen esas cosas :P). Pero en mi afán de ocupar el menor tiempo posible para estas tareas domésticas no dediqué ni un segundo para cuestionar mi decisión.
Atolondradamente me acerqué a la ventana y desperté a una mosca que dormía cerca. Grave error. Al parecer estaba soñando con su novio mosquillo, porque se despertó con un humor de perro. ¡Estaba enfurecida! Y no dejaba de revolotear sobre mi cabeza.
Antes de que piensen algo: sí, si me bañé hoy (si no me creen pregúntenle a él...).
El punto es que al insecto este le gustó el jueguito de la “niña grande y tonta” v/s “la pequeña maravilla” y no había manera de que se quedara quieta en un lugar.
Obviamente no iba a permitir que una cosa negra, de 1 cm de largo... interfiriera con mi estudio.
Ideé un plan perfecto. Apagué la luz, abrí la puerta de mi pieza y esperé tranquilamente que saliera, pero debido a que previamente había sellado las ventanas no vi nada y no tenía idea si el bicho ese estaba aún ahí o había salido. Decidí darle unos minutos, encendí la luz y raudamente cerré la puerta.
¡No estaba!... se había ido!, acababa de confirmar que soy “genius”... (hurra yo¡!)

Pero ahora que han pasado unos minutos he estado dudando ...quizás aún se encuentra aquí, talvez está en ese rincón oscuro, o entre los fierros de la ventana esperando que yo me duerma para realizar el contraataque...

1 comentario:

Anónimo dijo...

"el"?