miércoles, 25 de octubre de 2006

Cada día crecía un poquito...

Cada día veía su vientre unos milímetros más grande que el día anterior.
A veces pasaba largos minutos contemplándose al espejo, aterrada por lo incierto del futuro, imaginando cientos de escenarios en los que siempre había alguien juzgándola.
Habían días en los que estaba decidida a hacer algo por cambiar su situación.
Incluso, en algunas ocasiones realizaba planes, según ella, perfectos; pero que nunca era capaz de llevar a la acción.
Algunas personas ya lo notaban, la mayoría no decía nada. Los que se atrevían a comentar algo, desistían rápidamente al verla directamente los ojos.
No era capaz de describir exactamente qué era lo que más la asustaba, pero sí estaba segura de que si pudiera volver atrás actuaría de manera diferente.
Quizás era la reacción de sus amigas al verla después de tanto tiempo y encontrarse con esa imagen lo que la asustaba; o, talvez, era lo que pensarían sus ex compañeras de colegio; o ese enamorado que no perdía oportunidad para decirle lo linda que era, ¿qué pensaría él ahora?
Estaba asustada, no quería seguir inmersa en esa condición, pero la verdad, es que por más que intentara evitarlo, su vientre crecía y crecía...
...por más que tratara, los adipositos seguían acumulándose por montones.


;)

2 comentarios:

Jorge dijo...

chorrillanas, doggi,s chocolates, sustancias...
me rei cno tu historia...
me duele tanot la guata , tuve una trnasgresion alimentaria recien y parece que tengo el cardias como en la carina...

JS

Anónimo dijo...

all your blog is like a acid trip I like that, dont stop to do it jojojo well I must to go see ya